La imagen de un líder

Yehonatan hijo de Shaúl.

A continuación se muestra una lista de cualidades que caracterizan el liderazgo. Vota por las características de Yehonatan que se destacan en el capítulo. Si creen que cierta característica pertenece a Yehonatan, hagan clic en la flecha de arriba y si no elijan la flecha de abajo.

Shmuel I capítulo 14, versículos 1-14

Aconteció, pues, cierto día, que Yehonatan, hijo de Shaúl, dijo a su escudero  de armas: “Ven, pasémonos a la guarnición de los plishtitas, que está por aquel lado” (del valle); pero no dio parte de esto a su padre.

2 Y Shaúl estaba acampado al extremo de Guivá, debajo del granado que estaba en Migrón; y la gente que tenía consigo era como seiscientos hombres.

3 Y Ajiá, hijo de Ajituv, hermano de Ijavod, hijo de Pinjás, hijo de Elí (sacerdote del Señor en Shiló), vestía el efod; y la gente no sabía que Yehonatan se había ido.

4 Y entre los desfiladeros por donde procuraba Yehonatan pasar a la guarnición de los plishtitas, había un pico rocoso de esta parte, y otro pico rocoso de aquella parte, siendo el nombre del uno Bosés, y el nombre del otro Sene.

5 El un pico formaba una peña escarpada de la parte del norte, frente a Mijmás y el otro de la parte del sur, frente a Gueva.

6 Dijo, pues, Yehonatan a su escudero de armas: “Ven, pasemos a la guarnición de esos incircuncisos; quizá obrará el Señor juntamente con nosotros, porque para con el Señor no hay estorbo en salvar con muchos o con pocos.”

7 A lo que respondióle su escudero de armas: “Haz cuanto tuvieres en tu corazón; vuelve adondequiera, pues he aquí que yo estoy contigo, conforme a tu corazón.”

8 Dijo entonces Yhonathán: “He aquí, vamos a pasar a aquellos hombres y nos mostraremos a ellos.

9 Si nos dijeren así: “Estaos quietos hasta que nosotros lleguemos a vosotros,” nos quedaremos en nuestro lugar sin subir a ellos.

10 Pero si dijeren así: “Subid adonde estamos nosotros”, entonces subiremos, que el Señor los ha entregado en nuestra mano; esto, pues, nos servirá de señal.”

11 En efecto, se mostraron los dos a la guarnición de los plishtitas, y dijeron los plishtitas: “¡He allí a aquellos hebreos que salen de los agujeros, donde se habían escondido!”

12 Y los hombres de la guarnición respondieron a Yehonatan y a su escudero, diciendo: “¡Subid adonde estamos nosotros, y os mostraremos una cosa!” Dijo, pues, Yehonatan a su escudero de armas: “Sube en pos de mí, que los ha entregado el Señor en mano de Israel.”

13 Y trepó Yehonatan sobre sus manos y sus pies, y su escudero de armas tras él. Y cayeron delante de Yehonatan, y su escudero de armas mataba en pos de él.

14 Fue aquella primera matanza en que hicieron Yehonatan y su escudero de armas, cosa de veinte hombres, en el espacio como de una media yugada de tierra.